Archivo de la etiqueta: Cecina

¡Que buena está mi cecina!

Atención que empezamos con receta y mirad a ver qué tal sale, la cecina es para subir nota.

judías blancas

-patatas

-cebolla

-nata

-ajo

aceite de oliva virgen extra

-agua

-pimentón dulce de la vera

cecina

Engañad a los hambrones y convencedles que les vamos a hacer una contundente fabada –la dejamos para el domingo-, prepararemos una receta algo más ligera. Ponemos las judías la noche anterior en agua con un puñado de sal. El día “D”, juntamos en una cazuela las judías, las patatas, la cebolla y las zanahorias con un par de hojas de laurel y un par de dientes de ajo un chorro de aceite y un puñado de sal y las ponemos al fuego. Procurad que las legumbres queden un poquito enteras, que no se deshagan y reservadlas. Mientras con el resto haremos un puré y rectificaremos su textura. Podemos utilizar la nata líquida con lo que nos quedará muy cremosa, también podemos utilizar agua si la queremos más líquida. Le ponemos el punto de sal y pimienta a nuestro gusto. En un vaso de doble chupito, empedramos el fondo con las judías y rellenamos el vaso con la crema. Mientras se atempera, ponemos las páginas de cecina entre don papeles para hornear y las dejamos no más de un cuarto de hora a 180º, quedarán crujientes y nos servirán para decorar el confite y alegrar los corazones. Espolvoreamos con un poco de pimentón de la Vera dulce y damos una nota de color con una lanzita de cebollino. Puede parecer que la cecina tendrá en el plato el papel de chica rubia en película del oeste pero no es así, y más de uno, la utilizará como improvisado y delicioso menaje.

Cecina de León

Cecina de León

Sigue leyendo

¿Qué está encontrando Agus en Castilla y León?

La ruta de Agus por Castilla y León

La ruta de Agus por Castilla y León

Durante una decena de etapas –y la veintena que tenemos por delante-, hemos seguido con un tono simpático e informal las andanzas y desventuras de nuestro buen amigo Agus, y por extensión con sus circunstanciales compañeros de viaje–los nombrados en alguna ocasión como Comando Jacobeo-, por tierras navarras y riojanas , y aunque suene extraño, parece que les vemos crecer a cada paso que dan, como si fuera un reality de televisión, pero en bueno. Sin conocerles, ya tenemos un gran apego a Bryan y Logan y a toda esas gente que han compartido pasos e historias en el Camino.

Dejamos aparte las connotaciones espirituales y religiosas que respetamos profundamente y nos centramos en la aventura que supone el recorrido de los 775 Kilómetros de la Ruta Xacobea. Tenemos que confesar que aunque bromeábamos sobre las causas que le llevaron a afrontar esta experiencia, desde el principio no hemos albergado ninguna duda sobre su capacidad y su compromiso para realizar la hazaña, la misma que miles y miles de peregrinos que transitan por estos caminos hacia la capital compostelana. Todo un mes –día arriba, día abajo- de experiencias que quedarán imborrables para todos nosotros que, sin calzarnos las chirucas, lo estamos recorriendo con los ojos de Agus, y vaya si lo estamos disfrutando –más si cabe que no estamos pasando las penurias del peregrino-. Tras este pequeño paréntesis para exponer esto que era de ley, nos disponemos a volver a despacharnos y a repartir cera –de buen tono, claro está- al bueno de Agus y a todo el Comando Jacobeo.

Sigue leyendo