Archivo de la etiqueta: arroz bomba

El arroz de Fukushima y el tamaño de un acelerador de partículas

Rice

Hace unos días nos hacíamos eco de la noticia que una empresa nipona de comida rápida, se disponía a cultivar en unos terrenos a apenas un centenar de kilómetros de la malograda central nuclear de Fukushima. Recordaremos que las autoridades fijaron a veinte kilómetros la zona de evacuación obligatoria, extendiéndose diez kilómetros. más los territorios de evacuación voluntaria. Según parece esta zona era de una gran riqueza agrícola, y salían de aquí unas ricas frutas, verduras, hortalizas y cereales. La catástrofe terminó con la actividad de muchos agricultores que tuvieron que abandonar sus tierras y los de zonas adyacentes vieron como sus productos eran evitados a toda costa por el miedo a cualquier riesgo de contaminación. Este temor llevó a una caída drástica de precios y con ella abocarles a una ruina, que por otra parte ya les rondaba hacía tiempo. Esperamos fervientemente que no se produzca ningún efecto tipo Springfield de los Simpson y estos alimentos no ofrezcan ningún peligro para el consumo, confiando en los estrictos controles sanitarios que se vienen haciendo en el país oriental.

Por otro lado, sabíais que se ha construido un acelerador de partículas en un chip del tamaño de un grano de arroz -y estamos hablando de la realidad, no de la nueva incursión de J.J.Abrahams en Star Trek o Star Wars-. Suponemos que se tratará de uno de los granos de arroz basmati que son algo más alargados. Sin duda todas estas noticias que han surgido en torno o con cierta vinculación con el preciado cereal nos han hecho reflexionar sobre su importancia en el equilibrio vital del mundo.

El arroz es unos de los alimentos básicos y primordiales de esta pelota que llamamos mundo, es el segundo más consumido y es, perdón por la reiteración, una de las bases de la alimentación de cerca de las dos terceras partes de la población mundial. Se cree que su origen tuvo lugar en sur de Asia, más concretamente en la zona de India y Pakistán, arraigándose con fuerza en la zona oriental de Asia, en China y Japón, donde son características en su paisaje, las grandes extensiones inundadas para el cultivo del arroz en su paisaje.

grainsNo se tiene una total certeza de cuantas variedades de arroz existen en el mundo, lo que sí se sabe es que son varias decenas de miles, aunque tan solo se comercializa un 10% de la producción mundial, así no es difícil concluir la dificultad a la hora de hacer una clasificación de este alimento. La que la más se utiliza es por el tamaño del grano: largo, medio y corto, siendo el medio el más utilizado en Europa, donde su consumo es casi ridículo comparado con el consumo en los países asiáticos. En Oriente se consume cerca de medio kilogramo diario por persona y día, estando presente en todas las comidas diarias, mientras que en nuestro vetusto continente se limita a poco más de tres kilogramos por persona y… año.

El arroz tiene una larga lista beneficios saludables: carbohidratos, fibra, proteínas, hidratos de carbono y el bajo contenido graso –todo también depende del acompañamiento del arroz-, lo que ocurre que víctimas de la civilización, los arroces que más consumimos han pasado algunos procesos de “refinamiento” que supone una apreciable pérdida de propiedades, aunque en los últimos tiempos, se han desarrollado procesos de enriquecimiento que hace que esta pérdida se atenúe, aun así es un producto que siempre debe estar presente en nuestra dieta.
Y es que el arroz lleva muchísimos años con nosotros y ello nos ha permitido encontrarle muchísimas utilizaciones tanto dentro como fuera de las cocinas, en paellas, como acompañamiento de carnes, pescados o legumbres, ensaladas o rissottos. Fuera de ello los mapas de España de nuestros críos en el cole no brillarían igual sin la provincia con los granos de arroz pegados, las bodas no lucirían tanto sin “ametrallar” a los desdichados novios a arrozazo limpio –el origen de tirar a los recién casados es como símbolo de prosperidad y como símbolo de fertilidad, por lo que más de uno estaría más que dispuesto a prescindir de esta simpática costumbre- y nos privaría de las quejas furibundas del párroco de turno salvaguardando de un peligroso resbalón a algunas de sus veteranas fieles.

No hay duda de la importancia de este versátil cereal, y dadle rienda suelta a vuestra imaginación, no os privéis de probar que tenéis para elegir, ya sea basmati, jazmín, salvaje, integral o el que más le gustaba a nuestro admirado King Africa ¡¡¡¡¡Booombaaaaa!!!!!

¡No te pierdas el arroz bomba de Valencia!