Etapa 5 Puente La Reina-Estella

pimiento del Piquillo

Agus enseñando a Bryan uno de los mejores productos de la zona, el pimiento del Piquillo

Entramos en la penúltima etapa enteramente navarra, y vamos a cargar el primer centenar de kilómetros en las piernas, aunque parece que nuestro buen amigo Agus, está al más puro estilo Forrest Gump –solo por lo de recorrer caminos- y se está comiendo los kilómetros como si cuñitas de queso de Roncal se tratase –que pilla aquí al lado-.

Rodeados de paisajes de cereales y viñedos, parece que los sellos del pasaporte jacobeo empiezan a pesar en la mochila y más cuando se presentan con unas rampas como las de esta etapa. Como dirían los comentaristas del ciclismo (cantinela de fondo perfecta para las siestas veraniegas) una auténtica etapa rompepiernas. Empezamos a compartir kilómetros con peregrinos provenientes del Camino Aragonés y de uno de los ramales del Camino Catalán, veremos quienes ganan a la hora de contar batallitas de peregrinaje.

Agus en ruta: Por fin hemos llegado a Estella, ¡menudo día! Mi intención era ir a ritmo tranquilo, para recuperarme del dolor en el puente del pie. El paisaje acompañaba, muchos viñedos a los lados, con las uvas todavía muy pequeñas.

El sol ha estado bien en lo alto, calentando desde primera hora y se empieza a notar el calor un poco más de lo deseable, dentro de unos días en Castilla seguro que aprieta aún más.

Y en cuanto a recuperar, la orografía se ha puesto en contra… No hemos parado de subir y bajar, es cierto que no hay mucha diferencia de altitud, pero es como una montaña rusa: arriba, abajo, arriba, abajo… Menos mal que las alubias de anoche nos han aportado una buena energía. ¡¡Vamos a reponer fuerzas con unas buenas tostas!!

Camino hacia Lizarra, recorremos tierras del queso Idiazábal, el espárrago de Navarra, aceite y vino -al menos bajo protección de sello de origen- los buenos productos de la huerta navarra siguen siendo, como los citados sellos, de obligado “cumplimiento”.

Veremos si Agus, que hasta ahora se ha mostrado intratable, empieza a presentar los primeros signos de que es un ser humano. Estamos seguros que parte de esa energía la ha sacado de las ricas viandas en las terrazas pamplonicas. Pero hoy se aproxima mucho a la zona de producción del magnífico pimiento del Piquillo de Lodosa.

esquema etapa 5

Esquema de la quinta etapa del camino

Unos pimientos de no gran tamaño pero de magnífico sabor. Generalmente asados y en conserva, tienen ese recuerdo a ascua de leña que a uno se le hacen saltar las lágrimas. Un producto también muy versátil que se pueden disfrutar “rellenados”, acompañando a cualquier conserva de mar, carnes, ensaladas o decorando con la mayor de las elegancias cualquier pincho. Así, este carmesí y delicioso producto de las huertas navarras, se ha convertido en uno de los mejores embajadores de las excelencias patrias para alguno de los compañeros de camino de nuestro Indiana Jones Jacobeo.

Bien merecido el descanso, mañana nos dispondremos a afrontar la última etapa navarra. Veremos cómo nos tratan los caminos riojanos, pero hasta entonces vamos a saborear nuestras últimas horas en estas maravillosas tierras, los fantásticos paisajes y sobre todo las gentes con las que estamos compartiendo unos pasos del Camino.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>