Etapa 25 Villafranca del Bierzo – O Cebreiro

La victoria ha sido absoluta, nos hemos desquitado de Filipinas habiéndonos ganado a Logan para la causa como bien demuestra la imagen dando muy buena cuenta a un botillo del Bierzo, perfectamente armonizado con un mencía de la zona. Tras lo cual ha decidido buscarse un nombre más acorde con  su nueva faceta hispana –desde aquí solicitamos la colaboración ciudadana para encontrar el nuevo nombre de Logan, por favor usad las respuestas a este post para dar ideas-. Sin embargo vemos que el estado del Capitolio está bien arraigado en Bryan al que nos está costando más abducirle a la causa patria, pero el hecho que haya sustituido la bebida isotónica por tinto de mencía –observar detalle en la fotografía– nos hace albergar grandes esperanzas.

En O Cebreiro, más contento que unas pascuas

En O Cebreiro, más contento que unas pascuas

Mientras, Agus continúa en su faceta evangelizadora y ya tenemos plenamente convencido a un compatriota de Lula Da Silva que ya está en la “buchaca”. Nuestro compañero de viaje brasileño, “Rodrigao” ya ha sustituido la batucada y la feijoada por una jota aragonesa y unas fabes con almejas y se está consolidando en estas últimas etapas a golpe de muñeira y queso de Cebreiro.  Probaremos en futuras fechas la mediación “agustina” en el conflicto de Gibraltar a base de vinos generosos de Jerez de la Frontera. Bloques de hormigón del desencuentro… sois historia.

Entrando en Galicia con el amigo Rodrigo, otro convencido más de la gastronomía de la zona.

Entrando en Galicia con el amigo Rodrigo, otro convencido más de la gastronomía de la zona.

Hoy hacemos frente a la que sea posiblemente la etapa reina de la Ruta Jacobea, todos a los que hemos pedido referencias e información nos han dicho que señalemos rojo en el calendario junto al 4 de noviembre –quien le haya salido la declaración de la renta a pagar, como a nosotros, nos comprenderá- . Una etapa que además de larga, casi 30 km, además puede resultar algo engañosa si se va sin haber hecho los deberes. En los primeros compases se presenta una etapa eminentemente llana o con leves subidas, que casi invita a realizar a trote “caperucístico” para disfrutar del  bonito paisaje boscoso  y de los montes circundantes –y por si a alguien le interesa, sí, aquí podemos encontrar ejemplares de lobo, canis lupus, ibérico 100%-, aunque lo  recorramos en paralelo a la nacional de la que nos separa un murete. Las últimas poblaciones de Castilla y León, La Faba y  Laguna de Castilla, nos van a brindar hermosas panorámicas para inmortalizar con nuestras cámaras, si nos queda resuello en las rampas que nos van a despedir de León. O Cebreiro, cima a casi 1.300 mts que nos da la bienvenida a la última Comunidad Autónoma de La Ruta de Santiago, Galicia.

Este llano inicial es engañoso, han sido casi 800 metros de ascenso.

Este llano inicial es engañoso, han sido casi 800 metros de ascenso.

Agus nos comenta la etapa: ¡Etapón!, menuda subidita más maja nos ha tocado hoy, parecía que no se acababa. Además al final de la etapa, con un buen sol zurrando.

Pero la sensación de entrar ya en Galiciai es muy buena. El paisaje impresionante, subida entre montañas todo el tiempo, 8 horas de Camino, ha sido un buen ritmo.

Antes de salir de Villafranca he pasado por casa de Ferra, pero como ya sabíamos, no estaba, una pena no haber echado unas risas con él.

Tengo que ver con Bryan el resto de etapas porque hay un par de alternativas de ruta.

El trazado del Camino solo atraviesa dos de cuatro provincias gallegas, Lugo y La Coruña, destino final del Peregrino. No especulamos sobre la relación entre la santidad y el vino –aunque es bien palpable la vinculación entre el vino y el culto cristiano, tanto en la celebración de la misa, como en la del disfrute del aperitivo posterior-, pero es cierto que la ruta en esta Comunidad no toca exactamente ninguna zona amparada bajo Denominación de Origen vinícola, será cosa de meigas, pero si pasa relativamente cerca.

La provincia que ocupa el sureste gallego y única que no disfruta de costa, Ourense, alberga cuatro de las cinco Denominaciones de Origen en las que se estructura la vitivinicultura gallega. Una viticultura que al igual que el carácter de sus gentes está muy arraigado a la tierra. Así durante los últimos años se han hecho improbos esfuerzos para recuperar algunas variedades de uva autóctonas, que estaban prácticamente desaparecidas. Ribeira Sacra es la única de este póker que se extiende en una franja fuera de Ourense y que ocupa el sur lucense, a lo largo de las riberas del Miño y el Sil. Los vinos más representativos son los frutales tintos de uva mencía, sabrosos, frutales y potentes, aunque también encontraremos buenas referencias en godello y albariño. Pegada por el este y encajonada con Castilla, encontramos la D.O. de Valdeorras, paraíso de mencía y godello, donde podremos encontrar sabrosísimos mencías jóvenes o con un poco de madera que será difícil no comprobar el fondo de la botella, aromáticos y con fruta “a sacos”. Ricos y frescos godellos, elegantes y sutilmente grasos.

Esquema etapa 25- Villafranca del Bierzo - O Cebreiro

Esquema etapa 25- Villafranca del Bierzo – O Cebreiro

En el oeste de Orense, coincidiendo en los límites con Pontevedra, está Ribeiro, con un clima muy particular donde se expresa con gran elegancia la uva autóctona Treixadura, con unos vinos blancos muy agradables, frescos, afrutados y muy florales y fragantes. Por último en la zona más al sur, la más alejada del Camino, encontramos la Denominación Monterrei, una zona difícil para el cultivo y la elaboración de vinos, que sin embargo presenta unos tintos aromáticos, suaves y de un moderado contenido alcohólico y con gran frescura.  Como hemos dicho, en todas ellas encontraremos elaboraciones con uvas autóctonas como Doña Branca, Sousón, Caiño, Merenzao, pero para ser sinceros es mejor ir a tiro seguro, al menos de momento, o dejarse aconsejar.

Estas amigas pastando, para dar buena leche y hacer mejor queso, pero te lo contamos otro día mejor...

Estas amigas pastando, para dar buena leche y hacer mejor queso, pero te lo contamos otro día mejor…

Dejaremos para la despedida en próximos días de la gran gigante, Rías Baixas, cuya zona de influencia y protección casi coincide con los pasos del peregrino. Parece que ya en sus últimos compases, la Ruta se ha propuesto que sean pasos rectos y no sean zigzagueantes por la ingesta de buenos vinos  gallegos, deben considerar que los 775 kilómetros estipulados ya son suficientes. En cuanto al tema de los lobos a los que hemos hecho antes mención, no hay que preocuparse pero al menos, durante una semana hay 3 más –solo uno ibérico, los otros son de Washington…-

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>