Etapa 2 Roncesvalles-Zubiri

oveja

Con la leche de esta oveja se hará Roncal o Idiazábal seguro

Estamos llenos de ilusión por el inicio de esta impagable experiencia –al bueno de Agus le pagamos en ricas viandas-. La primera etapa presenta las credenciales de la dificultad que entraña la ruta, todavía no tenemos cargadas las piernas y la buena elección del calzado nos está librando de las ampollas. Nos lanzamos a la segunda etapa dejando atrás la tumba de la retaguardia de Carlomagno –de las tropas se sobreentiende-, en Roncesvalles. Seguimos disfrutando de unos paisajes bellísimos, más llanos que los de la jornada inaugural que se mostró bastante exigente, pero igualmente deliciosos.

Así nos lo cuenta Agus: Impresionante, esto está superando todas mis expectativas. Subidas y bajadas duras, pero realmente bonito, gran parte rodeado de bosques, caminos entre los árboles que parecen formar un túnel a tu alrededor… También zonas más abiertas donde pastaban vacas y ovejas. La etapa ha sido muy dura, pero no pudo estar más contento. Además hoy he unido fuerzas con otros peregrinos. Si ayer estuve un buen rato con Natalio, un hombre encantador que viene desde Alicante, y Javi que ha aprovechado las vacaciones de la universidad para venir desde Madrid; hoy se nos han unido además Brian y Logan que vienen del estado de Washington en los Estados Unidos.

Agus

Agus, cada día más cerca de su destino

Hemos llegado hasta Zubiri y hemos decidido continuar andando hasta Larrasoaña, casi 9 horas andando. Después de dejar la mochila en el albergue hemos bajado al río, donde algunos peregrinos estaban lavando ropa. A las siete cena y después iremos a tomar unos vinos de la zona, con otros peregrinos más, pero no hasta muy tarde, que mañana la etapa me lleva hasta Pamplona. Será más fácil que estas dos primeras, pero hay que estar preparado.

Camino del valle de Esteribar, podemos seguir disfrutando de los magníficos productos navarros aunque no conviene cargarse para que la gravedad no tenga tanta mayor incidencia en las cuestas del Camino. Muy buena opción representa la rica huerta navarra, pero antes de que lleguemos más lejos y pongamos más tierra de por medio, no es mala opción con hacerse con un riquísimo queso del Roncal, el hijo del Pirineo, que se elabora en el sector nororiental de la Comunidad Foral, además coincidiendo con las últimas fechas de la temporada de elaboración, que es igualmente época de alumbramientos de ovejas rasa y latxa, cuya leche es su ingrediente principal. Una buena cuña nos hará estas primeras estribaciones del Camino especialmente agradables aunque hacemos bien en reservarnos el disfrute de esta delicia del valle del Roncal para el final de la etapa, su toquecito picante puede dificultar la marcha y no es cuestión de abrevar en el Arga.

oveja

Este es el esquema de la segunda etapa que ha recorrido Agus

No creemos que el Roncal y el Idiazábal sean dopantes, y por eso no nos extrañaría que Usain Bolt se agenciase con un buen cargamento para las próximas olimpiadas. Agus está como una moto, y “se ha pasado cuatro pueblos”. Siendo un rebelde, un “fuera de la ley”, se ha pasado las etapas “oficiales” por la concha de peregrino y se ha recorrido 27 kilometrazos hasta la localidad de Larrasoaña. Recemos a Santiago Apóstol, no pague los excesos con una pájara, le prepararemos, un bidón que entrando en territorio vinícola, le daremos el cambiazo y dejaremos la bebida isotónica para otra aventura. Ánimo, que de seguir así nos plantamos en Santiago a mediados de agosto…

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>