Etapa 7 Los Arcos – Logroño

Nos disponemos a recorrer los últimos kilómetros en la Comunidad Foral de Navarra y las piernas empiezan a dar algunos signos de flaqueza. Tan solo nos quedan veintiséis etapas, esto ya es pan comido. Hemos disfrutado con la visión de hermosos paisajes, magníficos monumentos e históricos puentes, pero en este preciso momento las plantas que más nos interesan no son las de los campos navarros, sino las de los pies de nuestro corresponsal jacobeo; los monumentos a los que debemos más atención, las líticas pantorrillas de Agus, que se empiezan a cargar con el paso de los kilómetros y el puente que más nos preocupa es el de su pie izquierdo que le lleva trayendo por la ruta de la amargura hace un par de etapas. Esperemos que no tengamos que entrar en la capital riojana a la sillita la reina a brazos de misericordiosos peregrinos.

Esquema etapa 7 Los Arcos - Logroño

Esquema etapa 7 Los Arcos – Logroño

 

Nos cuenta Agus ya desde Logroño: Menos mal que ayer adelantamos unos kilómetros y hoy ha sido más corta que lo planeado al inicio. Porque ha sido un sube y baja continuo, machaca-piernas completo a pesar de ser sólo 4 horas de caminata. Y en especial en el pie.

He estado probando cosas estos últimos días, para ver de dónde puede venir y cómo solucionar el dolor. Por si era por calor, hoy he madrugado más aún para evitar el sol todo lo posible, pero no viene de ahí, seguiré probando cosas.

A la espera de una ayudita por parte del Apóstol, en forma de ungüento divino que nos alivie los achaques pedestres, damos un pequeño repaso de los ricos alimentos que podemos encontrar en estas tierras bajo sello oficial. Todavía arrastrando recuerdos pecaminosos de Navarra y aunque somos conscientes que la gula sigue siendo pecado a día de hoy, no nos podemos olvidar de esos deliciosos arietes que son los espárragos de Navarra que todavía tienen en estas tierras riojanas protección del sello oficial. También se sigue la profunda tradición quesera que reina en toda España y la entrada a La Rioja por el Camino de Santiago, nos pone en la avanzadilla de lo que será territorio del queso Camerano. Como si de la aldea de Asteríx y Obelix se tratase, hay un pequeño reducto en la sierra de Los Cameros, formado por los municipios de Logroño y Villamediana de Iregua, rodeando a estos y extendiéndose hacia el nordeste, hay un franja de poblaciones no adscritas a la denominación de origen –que por el paso del Camino le corresponde al municipio de Navarrete-. Tras franquear esa línea el territorio de protección cubre el resto de La Rioja.

Sabroso y mantecoso queso elaborado con leche de cabra de las razas serrana, murciana-granadina, malagueña y alpina, que podremos degustar en diferentes grados de curación desde fresco a curado. Ligeramente salado y equilibrado, no es un queso de los llamados “fuertes”. Perfectamente reconocible por la marca de la impresión de la cilla –que no es para “zentarse” sino que es el molde-, que en los quesos semicurados y curados le dan una apariencia semejante a un cestillo de mimbre –para que lo localicéis más fácilmente-.

Es entrar en la Rioja y comenzar a ver viñedos

Es entrar en la Rioja y comenzar a ver viñedos

Durante todo el periplo riojano, estaremos en tierra de vino por excelencia y aunque nos consta que en dosis generosas pueda resultar un eficaz calmante circunstancial para los dolores, es del todo posible que por la noche el albergue se asemeje al Dragón Khan y la etapa hasta Nájera, sea un auténtico infierno, y en el Camino de Santiago… no nos parece propio. ¡Abstinencia Agus, abstinencia!.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>