Epilogo. Post-Santiago

Santiago

Santiago

Amanece Santiago de Compostela, todo está tranquilo como cualquier día laborable en época estival. Las gentes pasean camino a sus puestos de trabajo, no hay demasiados coches. Observamos la llegada emocionada de algunos peregrinos que arriban a la plaza del Obradoiro, nos trae magníficos recuerdos pero… en las puertas del albergue, se forma una densa neblina y parece que el sol se ha escondido por un momento, como temeroso, como dubitativo,  porque… una imponente figura se vislumbra entre la tupida atmósfera, una mochila y unas botas características y casi cegados por una deslumbrante sonrisa irrumpe, un héroe, ¿Batman?, ¿Superman?, ¿Spiderman?….¡¡¡¡¡noooo!!!!!!, ¡¡¡¡¡Jacobeoman!!!!!!.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar, rezaban los emocionantes versos de Antonio Machado –para quienes no lean y tengan unos años, les vale la canción de Joan Manuel Serrat-  y vaya si es cierto. Tras 775.000 pasos oficiales –paso arriba, paso abajo-, nuestro simpar héroe, cuan éxito cinematográfico de Hollywood se tratase, vuelve a la carga con nuevas aventuras y ha decidido darnos un poquito más.

El Camino sigue, hasta Finisterre

El Camino sigue, hasta Finisterre

No sabemos que resorte ha saltado, pero Agus ha decidido, que si bien hacía unos días tenía bien clara la idea de apurar sus últimos días de descanso estival descansando a orillas del mar vegetando para que su organismo asimilara los kilómetros recorridos –y las viandas digeridas, que no han sido pocas tampoco-, continuar su Camino hasta las tierras de Fisterra y Muxía. Algo más de 150km. a sumar hasta el punto donde se creía antiguamente que se terminaba la tierra –si llegaban a imaginarse lo que había más allá…- donde siguiendo la tradición, las ropas de la peregrinación serán debidamente incineradas como símbolo de purificación absoluta.

Os daremos cumplida información gráfica de este último periplo hasta el Fin del Mundo, con la esperada despedida y cierre por parte de Agus. Un final digno de esta aventura.

 

Desde Porprincipio queremos agradecer el esfuerzo a nuestro delegado, Agustín, su sentido del humor al aceptar de buen grado nuestras chanzas y chascarrillos, y felicitarle por la culminación de este magnífico viaje.

 

¡Logan no podía despedirse sin recomendaros la empanada Gallega!

¡Logan no podía despedirse sin recomendaros la empanada Gallega!

Cuando nos contó sus planes pensamos que era un poco locura, luego nos empezó a sorprender como afrontaba las primeras etapas, tuvimos dudas con los primeros problemas, alucinamos con la reducción de jornadas y el aumento de kilómetros/día… Después de tantos días siguiendo sus andanzas, atentos al móvil para conocer las noticias, de horas buscando información, escribiendo, preparando las entradas del blog, viendo el resultado final, no podemos estar más orgullosos. ¡Gracias Agus y enhorabuena!

Y cómo no, gracias también  a nuestros queridos Bryan, Logan y Rodrigo, que ya camino a sus países, estarán en otro continente pero siempre en nuestros corazones. Y a los muchos que también habéis estado, aunque apenas os hayamos mencionado. Mil gracias.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>